Logo Renovarte

INFORMACIÓN DE LOS ESPACIOS EXPOSITIVOS:

INFORMACIÓN DE LOS ESPACIOS EXPOSITIVOS:


ANTIGUA IGLESIA DE JESÚS DE FISCAL

CONSTRUCCIÓN ORIGINAL
Edad Moderna-S.XVII-1676
BARROCO


RESTAURACIÓN
Edad Contemporánea-S.XXI-2008
Es una iglesia de una nave dividida en tres tramos, con cabecera poligonal (de esquinas redondeadas al exterior) orientada al este. Del volumen de la iglesia sobresalen también la sacristía, adosada en el costado norte de la cabecera, y una pequeña estancia que prolonga el ábside. Está construida en mampostería revocada con argamasa y cubierta con losa a dos aguas. La entrada se sitúa en el lado sur, en el tramo más cercano a los pies. Está precedida por un atrio integrado en el volumen del edificio (pues equivale a las restantes capillas laterales de ese lado), abierto al exterior por arco de medio punto y cubierto por bóveda de cañón. Sobre la embocadura del pórtico hay un escudo que presenta una muralla torreada sobre una cabeza alada de ángel y las siguientes inscripciones: "IN DEO MEO TRANSGREDIAR MVRVM", "ME FECIT" y "1676". La portada es también en arco de medio punto, con molduras escalonadas (un sogueado flanqueado por baquetones). Sobre la puerta hay un escudo con el monograma de Cristo coronado por la inscripción "INRI". Al interior consta de una nave dividida en tres tramos por arcos fajones, con capillas laterales (tres en el lado del Evangelio y dos en el de la Epístola), sobre las cuales se abre una tribuna, y cabecera poligonal de cinco lados. La nave está cubierta por bóveda de cañón con lunetos, mientras que la cabecera lo hace mediante una cubierta nervada con una voluminosa clave central en la que hay decoración floral esculpida. Resultan de especial interés los laterales de la iglesia, por contar con una tribuna elevada que remite al modelo de las iglesias jesuíticas, muy infrecuente en el Pirineo aragonés: sobre las capillas, espacios cuadrangulares con embocadura en arco de medio punto y bóveda de medio cañón, se abre la tribuna, con grandes arcos de medio punto rebajados, de anchura similar a la de las capillas. Los sucesivos tramos de la tribuna presentan cubierta encamonada. La iglesia tiene un coro alto de madera a los pies. Se accede a la sacristía a través de una puerta adintelada situada en el lado norte de la cabecera, con carpintería que presenta decoración floral de tipo popular enmarcada por casetones. En el lado de la Epístola de la nave hay montado un retablo en madera dorada, de un solo cuerpo, con predela y tres calles, separadas por columnas salomónicas con decoración de rocallas y remate semicircular. En las laterales, las tallas en madera policromada de un Santo, con cetro, palma y corona, y de Santa Catalina. En la calle central se hallaba la imagen de la Asunción que ahora se encuentra en la iglesia parroquial. En la predela, cuatro relieves con los Padres de la Iglesia. Posee también un sagrario (siglo XVIII). Procede de la iglesia de Ruesta (Zaragoza). Sobre la pila benditera hay una inscripción grabada y pintada: IESV NAZARENE REX IVDAEORVM NE DESPICIAS POPVLVM IN AFLICTIONE CLAMANTE.

A mediados del siglo XX los vecinos de Fiscal y de los pueblos circundantes realizaban en esta ermita rogativas en épocas de sequía.





TORRE MEDIEVAL DE ABIZANDA
BIEN DE INTERES CULTURAL
La torre de Abizanda se conserva prácticamente tal y como la construyeron en el siglo XI. Pero se completaba con un doble recinto: el más próximo a la torre, desaparecido por completo la rodearía cerca de su base. El segundo recinto amurallado, del que todavía se conservan restos, protegía el conjunto y alojaba en uno de sus cubos el ábside de una pequeña iglesia, hoy desaparecida.
La construcción de la torre presenta al menos dos clases de aparejo que nos habla de dos fases de construcción. La parte inferior sería una obra de finales del siglo X y correspondería a la torre antigua, destruida en el año 1006 por las tropas musulmanas de Abd al-Malik, sobre la que décadas después (1030-1040) se levantaría la nueva torre, a manos de maestros lombardos, conformándola como una de las más antiguas del románico lombardo en Aragón.
Consta de cinco plantas, todas ellas con piso de tablones que descansan en los muros largos sobre vigas que a su vez apoyan en retallos en cada una de las paredes.
La planta tercera era la más confortable para poder usarla como vivienda. En el espesor del muro se construyó a la derecha un retrete al que se accede mediante una puerta. Se ha conservado parte del asiento de obra con su evacuatorio que, como puede verse, salía en pendiente al exterior por esa pared. Se iluminaba y ventilaba por dos pequeñas aspilleras. A su lado una ventana de doble arco fue tapiada muy pronto para convertirla en un armario o en una pequeña capilla. En el muro occidental se abre una elegante ventana con doble arco de medio punto.
La cuarta planta también serviría de vivienda, pues presenta en el centro del muro sur una ventana de doble arco de medio punto, como soleado mirador hacia el pueblo.

En el siglo XV o XVI la torre del castillo debió quedar ya inhabitable al hundirse el tejado y los pisos de tablas. Entre 1988 y 1992 tuvieron lugar los trabajos de restauración.



CONJUNTO HISTÓRICO-ARTÍSTICO DE AÍNSA

Conjunto arquitectónico y urbanístico de gran valor, fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1965. En la actualidad, el casco antiguo, el castillo y la colegiata reciben la denominación de Bien de Interés Cultural, según la Ley de Patrimonio Cultural Aragonés.

El casco antiguo presenta un aspecto uniforme y armónico, con fuerte carácter medieval, que invita al visitante a pasear por su emblemática Plaza Mayor, por sus calles llenas de flores y sus plazuelas empedradas, a seguir las huellas del románico y la historia a través de sus construcciones: Colegiata de Santa María (siglo XII) con su esbelta torre, Portal de Arriba y Portal de Abajo (siglo XIII), Arco del Hospital (siglo XIII), restos de la Iglesia de San Salvador (siglo XIII), recinto amurallado, (siglo XI-XVI).

La Plaza Mayor, rodeada de arcos, data de los siglos XII y XIII y se encuentra presidida por la imponente figura de la torre campanario de la iglesia románica de Santa María.

Destacan las casas de la villa (siglo XVI-XVII), algunas sobresalientes, como excelentes ejemplos de la arquitectura tradicional por ejemplo, Casa Arnal, Casa Bielsa o Casa Latorre.

El castillo- ciudadela, obra de varios siglos, conserva muy pocos elementos del original edificio románico, si bien destaca la Torre del Tenente, de planta pentagonal, hoy convertida en un EcoMuseo, que es la parte más antigua, ya que se levantó en el siglo XII.

En las proximidades del castillo, el monumento de la Cruz Cubierta (siglo XVII) conmemora la legendaria batalla que enfrentó en el año 724 a las tropas cristianas de Garcí Ximénez con el ejército musulmán, y en la que, gracias a la milagrosa aparición de una cruz de fuego sobre una carrasca, las tropas cristianas resultaron vencedoras. Esta gesta se rememora bianualmente, el segundo fin de semana de septiembre, con la representación épica de La Morisma en la Plaza Mayor.

La Peña Montañesa, el embalse de Mediano y, en el horizonte, la cordillera de los Pirineos, ponen un marco único a este conjunto de insólita belleza.