Logo Renovarte

ESPACIOS



CASINO DE LAFORTUNADA

Antiguo edificio de servicios para los trabajadores de la central hidroeléctrica que se construyó en Lafortunada a principios del siglo XX y que cambió la fisonomía y la vida del pueblo. Fue cedido al ayuntamiento que lo remodeló hace cinco años añadiéndole una nueva planta donde hoy se ubica el Museo Pirenaico de la Electricidad. El Museo continúa en el exterior a través de paneles y diferentes piezas de la central que hoy tiene un valor escultórico.

IGLESIA DE SAN MARTÍN. Tella.

Tella es un pueblo curioso y "encantador". Se encuentra agazapado bajo una muralla caliza con una disposición alargada de todas sus casas. La Iglesia de San Martín, de mediados del s. XVI, se sitúa a la entrada del pueblo, al sur de la calle buscando el sol. Es de mampostería, con planta rectangular y una capilla a cada lado. La puerta se abre al sur en arco de medio punto con una arquivolta e imposta en el trasdós y bajo pórtico de medio cañón. Os recomendamos continuar la vista con la ruta de las ermitas románicas, en las proximidades de Tella.


ATALAYA DE ABIZANDA. Abizanda

Torre defensiva del siglo XI. Consta de cuatro plantas y un cadalso de madera que ofrece unas panorámicas espectaculares. Abizanda es un interesante núcleo construido en torno a una de las torres que fortalecían las rutas por el río Cinca en los primeros tiempos de la Reconquista. Junto a la atalaya se sitúa la iglesia parroquial del s.XVI, en restauración, y el Museo de Creencias y Religiosidad Popular en el pirineo Central, instalado en la antigua casa abadía.


TORRE NORDESTE DEL CASTILLO DE AÍNSA. Aínsa.

Este castillo fue edificado en el s. XI, entre 1045 y 1060 durante el reinado de Ramiro I, sobre ruinas de otro anterior, musulmán. Se pueden observar dos construcciones militares distintas, la medieval y la más reciente, construida a finales del s. XVI. La torre nordeste fue remodelada en el siglo XIX, en este vértice, antiguamente se situaba la capilla de San Bartolomé, de la cuál se puede observar algún resto en el muro. Actualmente esta torre es la sede de la Oficina de Turismo Comarcal y de otros servicios de la Comarca de Sobrarbe.


CÁRCEL DE BROTO. Broto

Torre de planta cuadrangular construida en el siglo XVI junto al antiguo puente. Se compone de tres plantas, y se accede a ella por la planta intermedia. Esta torre, antaño de defensa, sirvió de cárcel durante varios siglos. Los muros de esta torre, que sufrió varias remodelaciones a lo largo de su historia, se encuentran encalados y ennegrecidos a causa del fuego que hacían los presos para calentarse. Precisamente, sobre esa negra superficie, se conservan los grabados que realizaron en sus horas de cautiverio los diversos moradores, en el siglo XVIII, XIX y XX.


MUSEO ETNOLÓGICO. Torla

El museo, junto a la iglesia y con los paredones de Mondarruego como fondo, se sitúa en el antiguo castillo y posterior abadía de Torla. Consta de dos plantas, la más baja, que alberga la cripta medieval de San Jorge, abovedada y con pinturas del siglo XVII que representan a este santo matando al dragón, y la segunda, que era el antiguo presbiterio, lugar de reunión de los frailes durante los siglos XVI y parte del XVII.


CASA DEL MÉDICO DE TIERRANTONA

Casa del Médico es la casona con más prestancia de Tierrantona. Debe su nombre a su utilización como residencia por el médico del lugar, al menos durante un pasado reciente que llega hasta la década de 1960. Abandonada para esa función, un proyecto iniciado en 1995 la recupera para nuevos usos sociales y culturales.
Por ello, la restauración atiende a una nueva fisionomía que aúna la conservación de partes originales con la construcción de otras de estética totalmente contemporánea.
Entre los rasgos de origen se conserva la portada en arco de medio punto dovelado. A la izquierda hay una ventana moldurada, que tiene un escudete y una inscripción ilegible en el dintel y otro escudo más pequeño en el antepecho, también con unas grafías irreconocibles en su interior. En el primer piso se abre un vano con molduritas y un adorno tardogótico en arco conopial, típico del siglo XVI. En el muro lateral, casi a ras del suelo se conserva una aspillera o tronera circular.


LA FERRERÍA. GISTAÍN.

Ubicada en Gistaín, uno de los pueblos más altos del Pirineo, cuyos orígenes se remontan muchos siglos atrás en el tiempo. Acuñó moneda en época visigoda, aunque el primer dato referente al lugar data de 1145. Fue señorío de Juan Bardají en la Edad Media.
Ha sido históricamente un pueblo de pastores, pero ha tenido otras actividades económicas importantes, como las minas de hierro y plomo entre los siglos XVI y XVIII, la extracción de madera de sus bosques o el contrabando con Francia.
La Ferrería se encuentra en la Plaza de Gistaín, tras el paso cubierto de Casa El Ferré. Se trata de un edificio de tres pisos, de planta rectangular, en mampostería y sillarejo. La planta baja albergó durante siglos la herrería, y todavía conserva el fuelle, la prensa y los yunques. El último herrero fue Pedro Palacín de San Juan de Plan, que trabajó aquí hasta 1956.

IGLESIA DE LA INVENCIÓN DE LA SANTA CRUZ. El Pueyo de Araguás.

El Pueyo de Araguás se sitúa en el centro de un amplio valle al pie de las estribaciones de la Peña Montañesa. Presenta una calle única cerrada en su extremo oriental a donde dan todas las fachadas de las casas. En la plazoleta de la entrada encontramos la iglesia construida en el s. XVI. con torre rematada con un templete de planta cuadrada que servía como exconjuradero ( para alejar las tormentas). La puerta, bajo pórtico de medio cañón, está flanqueada por dos pilastras acanaladas que sostienen un frontón triangular en cuyo vértice superior hay un rostro barbudo esculpido toscamente y dos bolas en los inferiores.


ENTORNO DE LA IGLESIA DE SAN ESTEBAN. Plan

De estilo románico popular, conserva elementos anteriores y posteriores a este estilo. En su origen, la techumbre era plana, soportada por pilastras, al estilo del sistema arquitectónico centroeuropeo de época carolingia. Actualmente consta de tres naves paralelas, la central, rematada por cabecera semicircular, y las laterales por muro plano.
El pórtico de la entrada, datado a finales del siglos XVIII y principios del siglo XIX, está construido en mármol de tonos rojizos, siendo similar al de otras iglesias del valle.